Instalaciones de dosificación de microingredientes

El sistema de dosificación de microingredientes de Ottevanger puede diseñarse para que tenga hasta 34 células de dosificación, cada una equipada con un alimentador sin fin. Existe la opción de suministrar el equipo de descarga giratorio para productos que no fluyen bien.

Los alimentadores sin fin descargan el producto en una, dos o tres básculas, dependiendo del número total de componentes. Las básculas se pueden disponer en varios niveles y trabajar de manera simultánea. En el montaje con tres básculas, la superior tiene una capacidad neta de pesaje de 5 kg, la intermedia de 10 kg y la inferior de 50 kg. Tienen una precisión a 5, 10 y 50 g, respectivamente.

Las básculas poseen dos válvulas giratorias flexibles con una conexión flexible que actúa a modo de esclusas. Las tolvas separadas están fabricadas en acero inoxidable o acero suave y presentan un revestimiento interior especial apto para productos alimenticios. Los alimentadores sin fin pueden variar en cuanto a diámetro;  Los alimentadores sin fin más grandes disponen de un alimentador sin fin más pequeño en su base con el fin de lograr una precisión optima.

En las fábricas de piensos modernas, el sistema de dosificación de microingredientes puede funcionar de manera interna con el sistema de carga central.

Características

  • Pesaje de alta precisión
  • Formulación flexible
  • Proceso controlado de forma totalmente automática
  • Diseño estanco al polvo

Los tanques de almacenamiento para los componentes están fabricados en acero inoxidable o acero ST37, con un revestimiento interno apto para uso con productos alimenticios. Los alimentadores sin fin pueden variar en cuanto a diámetro, de manera que los más grandes poseen en su base un alimentador de dosificación precisa para garantizar máxima precisión.

En las instalaciones de fabricación de piensos para ganado modernas, la dosificación de microingredientes suele realizarse de forma interna con el sistema de lotes central. En función del tamaño del lote, puede ser conveniente empezar por homogeneizar los microingredientes dosificados con un material portador en una mezcladora aparte y, después, añadirlos al lote principal.